Poesía

El camino que he elegido: la poesía como mi arte y filosofía de vida

Sin duda a través de los trabajos que me han brindado la posibilidad de elegir un camino poético por el cual pueda decidirme y accionar en función a mejorar mi estilo, mi léxico, todos los aspectos que me califican como un poeta. Más abajo te comentaré sobre las experiencias que me llevaron a tomar la decisión de saber qué camino debí haber elegido y cómo llegué hasta aquí.

El pasado es el mejor recordatorio para saber de dónde venimos y hacia donde vamos

Es imposible contar los pasos empezando por los que tenemos por delante, simplemente imposible. Por eso he decidido empezara contar de dónde vengo y por qué éste tendría que ser mi lugar el día de hoy, desde pequeño siempre sufrí de una conciencia que estuviera activa todo el tiempo, pensando, analizando, o fantaseando sobre cualquier cosa que deseara en el momento. Recuerdo muchas escenas de mi infancia y siempre fui un niño tranquilo, que sólo pensaba y hablaba poco y sólo hablaba para preguntar. Siempre me han gustado las preguntas, es la mejor manera de entender las cosas, las preguntas correctas siempre me han llevado a el lugar que deseaba.

Aprender a través de las experiencias románticas también me brindó un estilo de poesía el cual está escasos de amor verdadero, jamás he conseguido establecerme en una relación sentimental con otro ser humano y eso me ha dejado con una especie de vacío personal que llenó la poesía. He notado que no necesito experimentar el amor para poder descifrar cómo las personas lo aumenta, es solo la idea de amar la que te da las sensaciones y la liberación de emociones en nuestro cerebro. Sufrir también me ha enseñado como nada más en la vida, confiar en mí es lo mejor.